Retour à la section « Le blogue des coopérants »

Primer día del juicio a Jorge Vinicio Sosa Orantes: selección de jurado, inicio de las declaraciones y primer testigo del fiscal

El 24 de septiembre pasado comenzó el juicio a Jorge Vinicio Sosa Orantes, en el Tribunal del Distrito Central de California, División oriental, en Estados Unidos; la primera mitad del día se dedicó a la selección del jurado. La Juez Phillips, quien preside el juicio, ingresó a la sala y posteriormente los posibles jurados ocuparon sus lugares en la tribuna, llenando también las cuatro filas en el lado izquierdo de la sala. La juez informó a los miembros del jurado que el juicio durará probablemente 8 días, comenzando diariamente a las 9 a.m. y hasta las 4:30 p.m. Así, a partir del viernes de la próxima semana comenzarían las deliberaciones.

Inicialmente se les hizo a los posibles jurados una serie de preguntas. Las primeras eran generales pero eventualmente se les formularon preguntas mas especificas con relación al caso. La Juez Phillips describió los cargos formulados por el Departamento de justicia. Ella explicó que los cargos se basan en tres elementos: el primero es que el acusado, el Sr. Sosa Orantes, hizo una declaración falsa en su solicitud y en su entrevista de naturalización, cuando omitió declarar que había cometido un delito por el cual no ha sido declarado culpable. El segundo elemento es que en el mismo formulario, así como en la entrevista, omitió declarar su servicio en el ejército guatemalteco. El tercer elemento es que el Sr. Sosa Orantes respondió falsamente a otra pregunta en el mismo formulario cuando declaró que él "nunca había dado información falsa o engañosa a cualquier funcionario del gobierno de Estados Unidos al momento de solicitar un beneficio de inmigración." El Gobierno alega que cuando Sosa solicitó su residencia permanente en 1997, diez años antes de su naturalización, dio información falsa o engañosa durante su solicitud al no revelar su servicio militar y sus crímenes. La Juez Philipps explicó que las acusaciones de falsas declaraciones se basan en denuncias acerca de que el Sr. Sosa Orantes fue miembro de las fuerzas armadas guatemaltecas durante la guerra civil y miembro de las fuerzas especiales Kaibiles. El Gobierno alega que los Kaibiles llegaron a la aldea de Las Dos Erres en diciembre de 1982, obligaron a salir a los civiles de sus hogares, violaron a las mujeres, y procedieron a completar una masacre sistemática de los ciudadanos de la aldea. La Juez Phillips explicó que dado que esas acusaciones constituyen crímenes bajo la ley guatemalteca, incluyendo el asesinato, las acusaciones de Estados Unidos de ocultar un "delito" se refieren a las alegaciones relativas a Las Dos Erres.

Luego, la Juez Phillips continuó interrogando a los miembros del jurado. Primero preguntó si la descripción de los cargos afectaba su equidad e imparcialidad, si conocían al demandado o alguno de sus abogados y si tenían opiniones o conocimiento sobre las fuerzas armadas guatemaltecas. Algunos miembros del jurado informaron a la juez que podrían estar sesgados, lo que condujo a mas preguntas. Posteriormente, hubo algunas preguntas acerca de relaciones o sensaciones relacionadas con las agencias federales de inmigración: el Departamento de seguridad interna de EEUU (U.S. Department of Homeland Security - DHS), los Servicios de Ciudadanía y Inmigración de EEUU (U.S. Citizenship and Immigration Services - USCIS), y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (U.S. Immigration and Customs Enforcement - ICE). Una parte importante del tiempo se dedicó a preguntar a los posibles jurados si participaban en cualquier ejército, o si tenían familiares o amigos en las fuerzas armadas.

Para el mediodía el jurado había sido seleccionado. La Juez Phillips reiteró las acusaciones, esta vez refiriéndose a los cargos y a las partes pertinentes del código de Estados Unidos. Jorge Vinicio Sosa Orantes fue acusado del cargo de hacer declaraciones falsas en una solicitud de naturalización en violación del artículo 18 U.S.C. §1015A y del cargo de adquisición ilícita de la ciudadanía estadounidense en violación del artículo 18 U.S.C. §1425A. Luego, resumió brevemente los elementos de los crímenes. Una violación del § 1015 requiere que el acusado haya hecho a sabiendas una declaración falsa, bajo juramento, en cualquier caso, proceder o materia, bajo cualquier ley relacionada con el otorgamiento de la ciudadanía estadounidense. Una violación del § 1425A requiere que el acusado haya cometido a sabiendas una falsedad u omisión, en un formulario o una entrevista y se haya procurado una ciudadanía contraria a las leyes. La Juez Phillips concluyó con algunas instrucciones probatorias generales.

El gobierno comenzó su alegato con una historia del delito subyacente: hace 30 años, en diciembre de 1982, una unidad élite de las fuerzas especiales de Guatemala participó en la masacre de más de 160 hombres, mujeres y niños, con el supuesto propósito de encubrir violaciones cometidas por las fuerzas armadas. Para entender las mentiras del señor Sosa Orantes, el Gobierno declaró, necesitamos volver a cuando el era un oficial apodado Yamagushi (debido a su entrenamiento en karate) y un oficial del grupo élite de las fuerzas especiales, llamado los Kaibiles. El gobierno describió la masacre en detalle: durante la dictadura de señor Ríos Montt, los Kaibiles eran una fuerza de movimiento rápido para combatir a la guerrilla y fueron enviados a la aldea de Las Dos Erres a recuperar 21 fusiles robados de las fuerzas armadas. Allí, obligaron a la pequeña aldea de agricultores a salir de sus casas para buscar a los rifles y agruparon a los hombres en una escuela y a las mujeres en una iglesia. Por la noche, los soldados comenzaron a violar a las mujeres. Una reunión entre el Sr. Sosa Orantes fue convocada, y el grupo decidió matar a los aldeanos para encubrir las violaciones. El gobierno entonces describe en detalle las atrocidades cometidas, incluyendo la matanza de niños con mazos y el lanzamiento de los bebés a una fosa. También incluyeron una historia individual sobre el Sr. Sosa Orantes, acerca de cómo al oír a un hombre que había caído accidentalmente en la fosa, el acusado disparó su fusil y le lanzó una granada.

El gobierno explicó el posterior escape del Sr. Sosa Orantes: llegó a Estados Unidos en 1985 y presentó una solicitud de asilo que finalmente fue denegada. Luego se mudó a Canadá. En 1995, comenzó la investigación de la masacre de Las Dos Erres en Guatemala. En 1997, el acusado se casó con una ciudadana estadounidense y solicitó la residencia permanente como su esposo. En su formulario dijo que nunca había estado en el ejército. En 2008, en su solicitud de naturalización, negó haber cometido un crimen y de nuevo no declaró su pertenencia a las fuerzas armadas guatemaltecas. El gobierno describió cómo el Sr. Sosa Orantes huyó a Canadá en 2010 cuando se enteró que estaba siendo investigado. Abandonó su casa, sus pertenencias y su negocio. Al final, fue extraditado a los Estados Unidos.

La defensa presentó entonces su argumento de apertura, repitiendo continuamente la siguiente declaración y presentándola en la televisión de la corte: "este caso es sobre las respuestas de un ex soldado a un formulario de inmigración". El abogado defensor explicó que habrá un montón de pruebas horribles acerca de una guerra civil interna, acerca de lo que se estaban haciendo las partes mutuamente y añadió que “la guerra es horrible, brutal, fea y violenta". Según el abogado defensor, el gobierno estadounidense quiere que sea un caso de crímenes de guerra, pero se trata de un formulario de naturalización. También afirmó que el jurado escuchará a testigos que explicaran que los Estados Unidos no tienen jurisdicción sobre lo que pasó en Guatemala. Después de una breve explicación de la dictadura del Señor Ríos Montt y de la campaña de tierra arrasada por el dictador, el abogado defensor explicó que el Sr. Ríos Montt había asumido el control de la unidad de élite, los Kaibiles. El Sr. Ríos Montt había informado a los Kaibiles que si no estaban con él, estaban contra él, y que debían unirse a la campaña.

El abogado defensor, Shashi Kewalramani, reiteró entonces la historia de la inmigración, centrándose en la negativa de la solicitud de asilo inicial al Sr. Sosa Orantes. En esta solicitud de asilo, el Sr. Sosa Orantes divulgó su servicio militar en Guatemala, mostrando fotos de sí mismo con los Kaibiles y hablando de su servicio. El abogado defensor señaló que el gobierno de Estados Unidos sabía de la masacre de Las Dos Erres en 1982, y que la solicitud no fue negada debido a esta masacre. Esta fue negada porque el Sr. Sosa Orantes no pudo establecer el temor de persecución en Guatemala cuando solicitó el asilo. Con esto, el abogado defensor alcanzó su argumento central: El Sr. Sosa Orantes recibió un número de identificación (el "numero A") con su solicitud de asilo y ese número se incluyó en su solicitud de residencia permanente y de ciudadanía. Este número fue proporcionado en todos sus archivos y solicitudes y las autoridades de inmigración podrían haber optado por acceder a ellos. Por otra parte, Jorge Vinicio Sosa Orantes incluyó una adición al formulario de naturalización en cuestión en la que declaró que él había solicitado asilo en su primera entrada a los Estados Unidos. Si el gobierno estadounidense hubiera investigado los archivos relacionados con el un número A, habría descubierto sus antecedentes militares y su servicio con los Kaibiles.

En la conclusión de la apertura de las declaraciones, el fiscal Brian Sklaret llamó al primer testigo del gobierno, Gilberto Jordán. [Se trata de un ciudadano guatemalteco y estadounidense. El está purgando una pena de 10 años luego de declararse culpable de cargos relacionados con su solicitud de inmigración. El confesó haber tirado a un bebe a una fosa en la masacre de Las Dos Erres.] El Sr. Sklaret sacó tres mapas enfocando a Guatemala. El Sr. Jordán fue interrogado acerca de donde se ubica Guatemala y sobre si podía ubicar el departamento (provincia) de Peten, donde se encuentra ubicada la aldea de Las Dos Erres. El Sr. Sklaret preguntó al Sr. Jordán sobre su entrada en el ejército, su formación y su ingreso a los Kailbiles. El Sr. Jordán describió que al llegar a la escuela de Kaibiles, se sintió emocionado porque siempre quizo ser el mejor – los Kaibiles eran los mejores en ese momento. Luego explicó que los instructores Kaibiles no estaban en la escuela cuando llegó, ya que estaban en una operación realizada en Quetzaltenango, combatiendo un movimiento guerrillero.

Entonces, el Sr. Jordán fue a unirse a los instructores Kailbiles a Quetzaltenango, en donde se incorporó al grupo sin ser realmente uno de ellos puesto que carecía de la escuela y la formación. Describió como se unió la patrulla especial de los Kaibiles en Quetzaltenango, y como de allí salieron en avión a Santa Elena. A su llegada a Santa Elena, había 19 sargentos y 4 oficiales, entre ellos Jorge Vinicio Sosa Orantes, quien era un oficial con el grado de segundo teniente. En ese momento, se le pidió al Sr. Jordán señalar al acusado en la sala del tribunal, lo que procedió a hacer. A continuación el señor Jordán describió su posterior salida a Poptum, en donde los Kaibiles llegaron a una base y se reunieron con otros soldados. Desde allí, los soldados Kaibiles partieron en una misión para ir a Las Dos Erres y en busca de algunas armas de los soldados que habían sido tomadas por la guerrilla. En total, había un pelotón de unos 60 – 20 Kaibiles y otros 40 oficiales del ejército. Estaban listos para cualquier cosa. Llegaron después de las 6 p.m. y esperaban encontrar las armas, pero no tuvieron ninguna resistencia cuando entraron en la zona. Tocaron las puertas y los civiles abrieron. Después de ser sacados de sus casas, los civiles fueron separados en dos grupos, los hombres en uno, las mujeres y los niños en el otro. Fueron llevados por separado a una iglesia y la escuela.

En ese momento la Juez Phillips detuvo el testimonio y dijo que continuaría al día siguiente, el 25 de septiembre.

Merci à nos partenaires sans frontières

Consulter la liste des partenaires