Retour à la section « Le blogue des coopérants »

Coordinadora y Asesora Juridica de Abogados sin fronteras Canada en Guatemala comenta sobre el avanze del caso Dos Erres

Precisamente el día de ayer se llevó a cabo la audiencia del caso en referencia para determinar si procedía la apertura a juicio o si se sobreseía.

Es importante recordar que el caso en referencia se llevó a cabo el seis de diciembre de 1982 en el parcelamiento Dos Erres en la Libertad Petén, lugar que fue arrasado por el ejército y en donde se perpetró una de las tantas masacres del conflicto armado en Guatemala. Fue allí en donde fueron violadas niñas, mujeres, asesinados infantes incluso somatados en contra de los muros (probablemente para ahorrarse las municiones), torturados hombres, enterrados vivos ancianos, en fin, el aniquilamiento total de una comunidad de más de doscientas personas que fue aterrorizada y cruelmente violentada. Esa serie de sucesos es la que se conoce como el caso Dos Erres.

Afuera del edificio donde se realizó la audiencia, se encontraban familiares de ambos bandos. Unos abogaban por la inocencia de Carías (uno de los sindicados), otros eran familiares de las víctimas de la masacre acaecida en Dos Erres. Ambos tenían cartelones con fotografías alusivas.

La audiencia duró casi cinco horas y se llevó a cabo en una minúscula sala del edificio de Tribunales, en la cual no hubo lugar para todos los asistentes. Durante la audiencia, los sindicados manifestaron su inconformidad con el proceso y adujeron que no participaron en los hechos.

El Fiscal del Ministerio Público fue muy enfático en señalar que en Guatemala, se vivió un conflicto armado y que por ende, en el caso Dos Erres se violó el artículo tres común de los Convenios de Ginebra de 1949. Además señaló que en el caso mencionado se cometieron los delitos de tortura, violación sexual, hurto agravado y delitos contra los deberes de humanidad, delito que se refiere a la violación o infracción de deberes humanitarios, leyes o convenios con respecto a prisioneros o rehenes de guerra, heridos durante acciones bélicas o la comisión de actos inhumanos en contra de la población civil.

A pesar de que hubo temor de que la jueza no dictara apertura a juicio, finalmente lo hizo basándose en la prueba testimonial en la cual se señalaba a los sindicados como autores de los crímenes relacionados. La jueza se basó en el Código Penal Guatemalteco y algunos instrumentos en materia de Derechos Humanos, no así en los Convenios de Ginebra que pertinentemente utilizó el señor Fiscal. Es una pena igualmente que no se señale la cadena de mando, tal y como ilustra el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

Al final, uno de los abogados defensores manifestó su inconformidad con la resolución de la jueza y no hubo ningún incidente a pesar de que el ambiente estuvo sumamente tenso. Incluso dentro de la sala se pudo observar la presencia de un grupo de militares.
La apertura del caso Dos Erres marca un hito en la historia de los procesos en materia de Derechos Humanos en Guatemala.

---Claudia López David

Merci à nos partenaires sans frontières

Consulter la liste des partenaires