Retour à la section « Le blogue des coopérants »


Juicio Berta Cáceres: Extracción de datos teléfonicos y convesaciones de altos mandos de DESA

 

El miércoles 7 de noviembre, la pericia patrimonial que había comenzado el día anterior, prosiguió. El tribunal hizo preguntas al perito que permitió saber más sobre la situación financiera de los acusados.

Posteriormente, dos agentes de investigación del departamento técnico científico del Ministerio Público llegaron a ratificar dictámenes de extracción de datos telefónicos. Desafortunadamente fue imposible saber a quién pertenecían la mayoría de teléfonos. Los agentes de investigación explicaron que sus mandatos no se les exigen identificar a quién pertenecían los teléfonos o quien han sido descamisados.

Los agentes explicaron que no pudieron extraer toda la información de todos los teléfonos, ya que su programa informático no soporta todos los modelos de teléfonos. Además, algunos teléfonos no pudieron desbloquearse y la información de otros aparatos debió ser extraída manualmente, lo que significa que los agentes no pudieron acceder a las informaciones ocultas u borradas.

Para el iPhone del acusado Sergio Rodriguez Orellana, un antiguo gerente de la empresa DESA, el Ministerio Público pidió que ciertas conversaciones fueran proyectadas en la sala de audiencia con el objetivo de confirmar que estas provienen de esta extracción telefónica. Una vez más, la falta de coordinación entre el Ministerio Público y los peritos fue evidente. El agente de investigación no parecía saber que se le pediría presentar esas conversaciones y se vió en la necesidad de buscarlas durante varios minutos.

La primera conversación de  Whatsapp presentada era un intercambio entre Daniel Atala y su esposa el 19 de julio de 2013. Daniel Atala es el gerente financiero de la empresa DESA y proviene de una de las familias empresariales más importantes de Honduras. Otros miembros de su familia también están en la junta directiva de la empresa DESA. En la conversación expuesta se entiende que Daniel Atala se entera que Aureliano Dominguez hubiera salido del país con el fin de pedir asilo político. No se sabe quién es Aureliano Dominguez. Es posible que se confundíera, queriendo refererirse a uno de los líderes de COPINH, Aureliano Molina. Daniel Atala habría preguntado si ya existía una órden de captura en su contra y si es por eso que se fue del país. Daniel afirma que Berta (Cacéres), Tomas (Gomez) y Aureliano (Molina) eran los cabecillas. Se supone que él habla aquí de los líderes de la organización COPINH.

Posteriormente, Daniel Atala declaró en la conversación, que él gastó mucho dinero y capital para que esas tres órdenes de captura fueran emitidas.

Es importante mencionar que el 2 de agosto de 2013 se emitieron acusaciones contra Berta Cáceres, Tomás Gómez y Aureliano Molina por coacción, usurpación y daños de más de 3 millones de dólares hacia la empresa DESA.

El representante legal de Sergio Rodriguez Orellana, se opuso a la presentación de esas conversaciones, alegando que no se trataba de una conversación corporativa como se mencionó en la proposición de los medios de prueba del Ministerio Público y que su cliente no participa en este intercambio. El tribunal rechazó la objeción del abogado, declarando que las extracciones de los datos teléfonicos habían sido aceptadas como prueba, y en su totalidad.

Luego, el Ministerio Público presentó una conversación del 20 de agosto de 2013, entre el acusado Douglas Bustillo y Daniel Atala. Se entiende que el acusado habría pedido 1000 lempiras a Daniel Atala por dos semanas de trabajo de un informante.

La próxima audiencia tendrá lugar el martes 13 de noviembre a las 9 de la mañana, ya que otros juicios están previstos mientras tanto.