Volver a la sección « Noticias y artículos »

Abogados sin fronteras Canadá perplejo frente a una decisión que no parece conforme al interés de la justicia

Abogados sin fronteras Canadá (ASFC) está perplejo frente a la decisión dada a conocer anoche por la Corte de Constitucionalidad de Guatemala que tiene como consecuencia anular la condena del ex-jefe de Estado de Guatemala, el general José Efraín Ríos Montt, a 80 años de prisión por el genocidio del grupo maya ixil y por crímenes de guerra.

ASFC dio la bienvenida a esta sentencia dictada el 10 de mayo último por un tribunal guatemalteco especializado de primera instancia, que representaba un hito histórico a escala mundial, ya que por primera vez se establecía la responsabilidad penal de un antiguo jefe de Estado por un crimen de esta gravedad ante un tribunal nacional.

La Corte de Constitucionalidad ordenó que el proceso se vuelva a realizar delante de los mismos jueces a partir del 19 de abril del 2013, fecha en la cual la prueba de la parte acusatoria había terminado pero antes de la presentación de la prueba de la defensa y de las conclusiones finales. Se trata de una decisión con fuertes disidencias, ya que dos de los cinco jueces se opusieron a la decisión mayoritaria argumentando que desde ningún punto de vista podía justificarse la decisión, que tendría más bien como efecto validar las tácticas dilatorias de la defensa.

« El respeto de los derechos constitucionales de la defensa y del derecho al debido proceso es fundamental, declaró el abogado Pascal Paradis, director general de ASFC. Sin embargo, las numerosas acciones de amparo y los recursos abusivos de la defensa en este caso dejan dudas en cuanto a sus verdaderas intenciones. La decisión de la mayoría de la Corte de Constitucionalidad, la cual se concentra en elementos procesales técnicos sin constatar la real violación de los derechos fundamentales de la defensa, parece difícilmente reconciliable con los intereses de la justicia», agrego el abogado Paradis.

Esta decisión de la Corte de Constitucionalidad preocupa a ASFC y sus socios guatemaltecos porque podría abrir paso a las numerosas objeciones procesales presentadas por la defensa, entre ellas una demanda de recusación contra dos de los jueces que dieron la sentencia del 10 de mayo pasado. « Las victimas esperan que se haga justicia desde hace 30 años. Este caso inició hace más de 10 años; el camino continúa sembrado de obstáculos, pero este no es el fin. Nosotros esperamos que se haga justicia para las víctimas », concluyó el abogado Paradis.
 

Para más información

Crédits photos © Avocats sans frontières Canada / Marcelo Riveros

Gracias a nuestros socios sin fronteras

Consulter la liste des partenaires