Volver a la sección « Noticias y artículos »

Condena de Thomas Lubanga por crímenes de guerra: ASFC acoge con satisfacción la primera sentencia de la Corte Penal Internacional

Abogados Sin Fronteras de Canadá (ASFC) recibe con satisfacción la decisión histórica tomada ayer por la Sala de Cuestiones Preliminares I de la Corte Penal Internacional (CPI) en el caso de Thomas Lubanga Dyilo.

Thomas Lubanga fue detenido el 19 de marzo 2005 por las autoridades congoleñas y fue trasladado el 17 de marzo 2006 a La Haya (Países Bajos) para responder por acusaciones relacionadas con el reclutamiento y utilización de niños menores de quince años como soldados. El juicio, que comenzó el 26 de enero de 2009, terminó en un fallo unánime en el cual la Corte Penal Internacional declara a Thomas Lubanga culpable de crímenes de guerra cometidos en la República Democrática del Congo (RDC). La pena que le será impuesta se dará a conocer por la Corte en las próximas semanas.

Líder indiscutible de la Unión de Patriotas Congoleños (UPC), un movimiento rebelde formado principalmente por miembros de la comunidad Hema, Thomas Lubanga, desempeñó un papel de líder en los sangrientos enfrentamientos que se produjeron entre 1998 y 2003 en la provincia de Ituri en RDC..

Thomas Lubanga niega haber tenido el control efectivo de la milicia armada de su partido, las Fuerzas Patrióticas para la Liberación del Congo (FPLC), y argumentó que no se le podía atribuir la responsabilidad penal por la utilización de menores para sembrar el terror en la provincia de Ituri. Sin embargo, de acuerdo con la Sala de Primera Instancia, "la evidencia muestra que [Thomas Lubanga] tenía al mismo tiempo, el mando supremo del ejército y su liderazgo político" y además "estuvo directamente involucrado en la toma de decisiones en relación con las políticas de reclutamiento". La Sala concluyó que "[l]as contribuciones de Thomas Lubanga eran esenciales en virtud de un plan común que condujo al reclutamiento y alistamiento de niños y niñas menores de 15 años en la UPC/FPLC, y su utilización para participar activamente en las hostilidades". La sentencia sobre la responsabilidad criminal de Thomas Lubanga es también importante por la interpretación de los principios de atribución de responsabilidad penal en el contexto de crímenes a gran escala.

El reclutamiento y alistamiento de niños soldados es un flagelo que azota a muchos países, en especial a la República Democrática del Congo. Se estima que por lo menos unos treinta mil (30.000) niños fueron reclutados por la fuerza por alguno de los movimientos armados que han afectado a este país desde la caída del dictador Mobutu Sese Seko en 1996. La evidencia presentada en el caso contra Thomas Luganga muestra que estos menores reclutados por la UPC/FPLC, no solamente fueron obligados a ir al frente a luchar, sino que estos fueron también víctimas de graves abusos como trabajo forzoso y esclavitud sexual. La sentencia en contra de Lubanga es una clara afirmación de que estos crímenes de guerra deben ser castigados, incluso en el contexto de una guerra civil.

Para ASFC, la decisión de la CPI establece un precedente importante en particular por el papel que las víctimas jugaron durante el proceso contra Thomas Lubanga. Acerca de 129 personas participaron activamente en el proceso en calidad de víctimas dejando de lado la limitación de jugar un papel pasivo en procesos penales. Las víctimas en el proceso contra Thomas Lubanga tuvieron la oportunidad de hacer preguntas a testigos, presentar e impugnar pruebas y argumentar oralmente y/o por escrito lo cual es una innovación en el Estatuto de Roma y que lo distingue de los mandatos de otros tribunales internacionales. ASFC considera que este nuevo papel de las víctimas contribuye a restaurar su dignidad como personas y acoge con satisfacción la importante contribución de sus colegas de ASF en Bélgica al apoyar y representar legalmente a las víctimas en este caso.

"Este es un gran día para las víctimas y un momento histórico para la justicia internacional, dijo el Doctor Pascal Paradis, Director General de ASFC. Esta sentencia sin duda sienta jurisprudencia, aunque sólo sea el primero, y permitirá a la Corte resolver muchas cuestiones relativas al ámbito de su jurisdicción y la aplicación de sus normas de procedimiento nunca antes puestas a prueba. Se prevé que el caso Lubanga será el pedestal sobre el cual la Corte se apoyará en los próximos años".

"Acogemos con beneplácito el veredicto de la Corte Penal Internacional, cuya apelación puede ser interpuesta, dijo el Doctor Philippe Tremblay, Director de Servicios Legales de ASFC. Sin embargo, la responsabilidad de investigar, juzgar y sancionar a los responsables por crímenes bajo el Estatuto de Roma pertenece a los Estados que son Partes. Es importante hacer todo lo posible para garantizar que los sistemas nacionales de justicia tengan la capacidad de responder a este desafío."

Por otro lado, ASFC expresa su preocupación por el hecho de que Bosco Ntanganga, quien también ha sido imputado por la CPI por crímenes de guerra cometidos por FPLC en Ituri, aún no ha sido arrestado y solicita a RDC respetar sus obligaciones internacionales en virtud del Estatuto de Roma.
 

Gracias a nuestros socios sin fronteras

Consulter la liste des partenaires