Retour à la section « Nouvelles & articles »


Tercero Encuentro Nacional: Mujeres lideresas de diferentes regiones de Colombia se reúnen y fomentan el diálogo con representantes de las instituciones nacionales


En el marco del proyecto “Justicia Transicional y Mujeres” (JUSTRAM), Abogados sin fronteras Canadá (ASFC) trabaja con cientos de mujeres y niñas colombianas sobrevivientes de violaciones a los derechos humanos, particularmente violencias basadas en género. Esta labor se realiza a través de diferentes actividades, incluyendo talleres denominados ‘Retejiendo Saberes’, los cuales buscan desarrollar conocimientos alrededor de la justicia transicional, la igualdad de género y las oportunidades de participación en escenarios de toma de decisiones para mujeres y víctimas creadas tras la firma de los Acuerdos de Paz. Como parte de estos talleres, ASFC ha organizado tres encuentros nacionales para reunir a mujeres lideresas provenientes de diferentes partes de Colombia y fomentar el diálogo con representantes de instituciones nacionales.

El encuentro más reciente tuvo lugar los pasados 19 y 20 de junio de 2019 en Bogotá y reunió a 18 mujeres y niñas de Antioquia, Valle del Cauca, Nariño, Santander, Norte de Santander y Cesar. El primer día del encuentro permitió a las mujeres intercambiar y reconectar entre ellas para realizar una lectura de su contexto actual y de las necesidades en los diferentes territorios. Cada grupo de mujeres elaboró una línea de tiempo detallando el trabajo realizado en los talleres Retejiendo Saberes, así como sus esperanzas mirando hacia el futuro. De igual manera, las participantes completaron y refinaron una serie de recomendaciones construidas por las mujeres en los territorios desde sus experiencias y dirigidas a las instituciones del Estado colombiano.

Durante el primer día del encuentro, una mujer del Valle del Cauca expresó lo siguiente:

“Tenía un conflicto interno, estaba bloqueada. Este proceso permitió que en mi salieran muchos de esos miedos, esa falsa información. Para mí fue muy importante entender que podía reconciliarme, era más fácil que vivir en guerra y eso lo aprendí con ustedes. Ahora tengo la oportunidad de replicar esto, sobre todo con mi familia. Afronté y conversé los temas, lo que compartieron las compañeras. Saber que otras habían pasado por cosas peores me permitió decir, si ellas están reconciliando entonces yo también puedo vivir de una manera diferente.”

La participante siguió relatando su experiencia: “Nos explicaron bien lo que se pactó en el Acuerdo [de paz], pudimos entender por qué se llegó a ese acuerdo. Había mucha desinformación, decían que entregaron el país a las FARC. Nos explicaron sobre la JEP [la Jurisdicción Especial para la Paz] y la CEV [la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad]. Tenemos que participar para que la CEV haga el informe donde se diga la verdad de lo que nos hicieron. Con este sistema, tenemos la esperanza de poder encontrar a nuestros familiares desaparecidos y de construir esta nueva Colombia, nosotros para sanarnos, pero sobre todo para las generaciones que vienen. En nuestras manos está el trabajar para brindarles a las futuras generaciones una Colombia en paz.”

Ahora tengo la oportunidad de replicar esto, sobre todo con mi familia. Afronté y conversé los temas, lo que compartieron las compañeras. Saber que otras habían pasado por cosas peores me permitió decir, si ellas están reconciliando entonces yo también puedo vivir de una manera diferente.

En general, todas las participantes enfatizaron la importancia del proceso Retejiendo Saberes para adquirir conocimientos que les permitan comprender mejor el contexto de justicia transicional que atraviesa el país y las oportunidades de participación en escenarios de toma de decisiones para mujeres y víctimas que éste abre, así como para su sanación personal y colectiva.

Durante el segundo día del encuentro se realizó una sesión de diálogo entre las mujeres y representantes de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), la Procuraduría, la Defensoría del Pueblo, la Oficina del Alto Comisionado para la Paz y la Embajada de Canadá en Colombia. En esta ocasión, las mujeres presentaron a los y las representantes de las instituciones la serie de recomendaciones construidas colectivamente a lo largo de los últimos meses de trabajo. Estas recomendaciones se centraron en la reparación y garantías de no repetición que incluyan derechos a la salud y a oportunidades económicas; el acceso a una justicia real y efectiva; la provisión de garantías de seguridad para mujeres lideresas; y la capacitación en derechos humanos para líderes, sociedad civil y funcionarios públicos. Antes de concluir la sesión, se abrió el diálogo entre las mujeres y las instituciones. Cabe resaltar la respuesta de la representante de la Defensoría del Pueblo, quien enfatizó la voluntad de articularse con las mujeres para preparar un informe de violencias basadas en género con enfoque étnico que tiene previsto realizar dicha institución.

El segundo día del encuentro culminó con una ceremonia de cierre del proyecto JUSTRAM con la participación de magistradas de la JEP y representantes de la sociedad civil y de la comunidad internacional, incluyendo a la MAPP-OEA, la Embajada de Canadá en Colombia, Brigadas Internacionales de Paz, el PNUD, el CINEP y Colombia Diversa. Durante este evento las mujeres presentaron nuevamente sus recomendaciones para la institucionalidad. El equipo de ASFC compartió un balance de los resultados obtenidos con el proyecto JUSTRAM y reiteró su compromiso de seguir apoyando la participación de las mujeres para la construcción de una paz duradera y respetuosa de los derechos humanos.