Retour à la section « Nouvelles & articles »

La defensa de los derechos humanos: un rol fundamental de las organizaciones de sociedad civil en América Latina.


América Latina, una región abatida por las desigualdades, por la explotación, por la violación constante de sus derechos, conformada por 35 países de los cuales 33 retratan la misma historia en diferentes momentos, algunos con mayor camino recorrido y otros con un buen trayecto por recorrer, es sin duda la mejor escuela histórica para entender las disputas de poder y los juegos geopolíticos que llevan a la toma acelerada de decisiones que afectan a las grandes mayorías y donde esas grandes mayorías se las arreglan para sobrevivir a pesar de las repetidas caídas e incesantes golpes.

Luego de formar parte de la décima promoción del curso sobre el sistema interamericano y  universal de protección a derechos humanos, acción que me permito permanecer y compartir dos semanas con representantes de organizaciones de sociedad civil que sostienen de forma permanente defensas en pro de los derechos humanos de las distintas colectividades e individuos en diferentes países de América Latina, se pueden apreciar muchas lecturas. Entre ellas, que todos y todas, sin importar nuestros países de origen, compartimos las mismas historias, las mismas luchas, los mismos contextos de vulneraciones a derechos humanos, de gobiernos despóticos, de golpes de estado, de desaparecidos que nunca regresan, de la opresión histórica de las mujeres, de condiciones desiguales de trabajo, de pueblos indígenas/originarios olvidados, del despojo de bienes naturales,  pero sobretodo de gente valiente que emprende luchas constantes, de gente que no se rinde, de gente dispuesta a dar la batalla, dispuesta a cambiar su entorno a mejorar poco a poco las condiciones de desigualdad.

Si bien es cierto, los sistemas internacionales juegan un rol importante en la veeduría internacional, en el monitoreo constante de los países de la región latinoamericana, en la ampliación de estándares en defensa de derechos, en la creación de instrumentos y herramientas, no podemos desmeritar que el rol determinante y fundamental debemos jugarlo la sociedad civil, que a través de nuestros constantes aciertos y desaciertos, vamos caminando, aprendiendo, mejorando, perfeccionándonos en el arte de defender nuestros derechos y el de los más vulnerables. El rol de las sociedades civiles resulta fundamental para la defensa local de los derechos humanos y los cambios históricos han sido el resultado de grupos organizados, que de forma constante y estratégica han logrado consolidar grandes resistencias ante los abusos y que, por hoy, las organizaciones de sociedad civil en toda América Latina estamos asumiendo.

El compromiso que debe primar, ante todo, es de lograr impulsar las grandes transformaciones que pueden generar condiciones de vida digna para todos y todas, y luego de esta experiencia puedo decir que las organizaciones en América Latina, están dispuestas a asumir este compromiso.

 

Merci à nos partenaires sans frontières

Consulter la liste des partenaires