Retour à la section « Nouvelles & articles »

Un inicio: acercándonos a la protección internacional de los Derechos Humanos en Guatemala. Reflexiones de dos cooperantes voluntarios guatemaltecos de ASFC

Como los primeros participantes del programa, nos incorporamos a las labores diarias del Bufete Jurídico de Derechos Humanos, y durante estas primeras semanas nos hemos dedicado a realizar trabajo de investigación jurisprudencial y doctrinario del Sistema Interamericano de protección de Derechos Humanos (SIDH). Específicamente hemos examinado las cuestiones de admisibilidad para comunicaciones y peticiones ante éste, con particular énfasis en el requisito de agotamiento de los recursos de jurisdicción interna.

La exigencia del agotamiento de los recursos de jurisdicción interna, tiene su fundamento en el derecho internacional clásico y se encuentra contenida en la Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH), siendo una prerrogativa de los estados para solventar violaciones a los derechos humanos (DDHH) dentro de su jurisdicción interna. Es cuando se han agotado todas estas instancias que se fundamenta la protección internacional de los DDHH.

Pero la CADH contempla excepciones a este requisito y los órganos del SIDH han desarrollado su contenido, la estructura básica de dichas excepciones es, en términos generales, el siguiente:

a) Que no existan recursos disponibles para reparar las violaciones a los DDHH o no exista la garantía de un debido proceso para agotarlos.
b) Que los recursos disponibles no sean accesibles o no se permita agotarlos.
c) Que haya retardo injustificado en la decisión de los tribunales al momento de agotar los referidos recursos.

El recorrer los anales de la jurisprudencia internacional ha sido por demás enriquecedor e interesante, ya que hemos podido constatar la importancia trascendental del respeto y garantía de los DDHH para la consecución de un estado de derecho capaz de brindarle justicia a sus habitantes; no obstante eso, también nos ha hecho conscientes en cuanto a las graves carencias en materia de justicia que aún aquejan a nuestro país. Al configurarse cualquiera de los tres presupuestos anteriormente descritos, se traza un cuadro clásico de denegación de justicia, ya sea porque un estado no es capaz de proteger los derechos más básicos y fundamentales de las personas o bien porque éste no desea hacerlo, situación que lamentablemente aun ocurre en nuestro país.

Comenzamos a asumir un reto gracias a Abogados sin Fronteras Canadá, que no solo nos ha brindado la oportunidad de crecimiento personal sino la oportunidad de contribuir a que en Guatemala se haga justicia.

José Rodolfo González Sierra y Edgar Alfredo Ortega Franco

Merci à nos partenaires sans frontières

Consulter la liste des partenaires